Aromaterapia Sagrada

Extracto del libro «Aromaterapia Sagrada», de Enrique Sanz Bascuñana

SEGUNDA PARTE: La Unción, unión sagrada con Dios

  1. La Unción, unión sagrada con Dios

Esta práctica no es muy común ni conocida en nuestra época, a pesar de formar parte desde siempre de los rituales religiosos cristianos. Históricamente, también otras culturas la han empleado, desde Mesopotamia, Egipto, Siria y Persia hasta los Hebreos. No es algo único o exclusivo de los cristianos.


Unción
viene del latín unctio, a su vez de ungere –ungir-. “Ungir” según el Diccionario de la R.A.E. significa:

“(Del lat. Ungĕre).

1. tr. Aplicar a algo aceite y otra materia pingüe, extendiéndola superficialmente.

2. tr. Signar con óleo sagrado a alguien, para denotar el carácter de su dignidad, o para la recepción de un sacramento.”


En el contexto del cristianismo, consiste en derramar aceite sagrado sobre una persona o una cosa con el fin de santificarla, de impregnarla de la Gloria de Dios. Ya en el Génesis, cuando Jacob tiene su sueño premonitorio y se le muestra la escalera que sube hacia Dios, vemos una primera consagración de algo inerte y sin valor, en una estela que marca el lugar donde reside Dios Génesis 28:16-19):

16 Al despertar Jacob de su sueño, pensó: «En realidad, el SEÑOR está en este lugar, y yo no me había dado cuenta.»17 Y con mucho temor, añadió: «¡Qué asombroso es este lugar! Es nada menos que la casa de Dios; ¡es la puerta del cielo!».

18 A la mañana siguiente Jacob se levantó temprano, tomó la piedra que había usado como almohada, la erigió como una estela y derramó aceite sobre ella. 19 En aquel lugar había una ciudad que se llamaba Luz, pero Jacob le cambió el *nombre y le puso Betel.

(Nota: Betel significa “la casa de Dios”)

Esta tradición se perpetúa y se ungen altares, edificios y también objetos empleados en el culto y los rituales. Pero el aceite de la consagración es santo, y requiere de una preparación especial, no siendo apto para su uso profano (Éxodo 30:22-33):

22 El Señor habló con Moisés y le dijo: 23 «Toma las siguientes especias finas: seis kilos de mirra líquida, tres kilos de canela aromática, tres kilos de caña aromática, 24 seis kilos [a] de casia, y cuatro litros [b] de aceite de oliva, según la tasación oficial [c] del santuario. 25 Con estos ingredientes harás un aceite, es decir, una mezcla aromática como las de los fabricantes de perfumes. Éste será el aceite de la unción sagrada. 26 Con él deberás ungir la *Tienda de reunión, el arca del *pacto, 27 la mesa y todos los utensilios, el candelabro y sus accesorios, el altar del incienso, 28 el altar de los *holocaustos y todos sus utensilios, y el lavamanos con su pedestal. 29 De este modo los consagrarás, y serán objetos santísimos; cualquier cosa que toque esos objetos quedará también consagrada»

2 thoughts on “Aromaterapia Sagrada

  1. excelente,actualmente la continuidad , nos limita a ver los milagros que podemos obtener al dedicarnos un pequeño momento ,darnos un megalito, iniciando desde el olfato ,nos permite relajarnos ir al silencio ,para recargar baterías Gracias por compartirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *